Estimación objetiva y Simplificada de Rendimientos | INEAF
Logo INEAF

Escriba su nombre de usuario INEAF.
Escriba la contraseña asignada a su nombre de usuario.
¿Has olvidado tu contraseña?

¿Todavía no eres miembro?
¡Regístrate!

Información de la cuenta
Una dirección de correo electrónico válida. Todos los correos del sistema se enviarán a esta dirección. La dirección de correo no es pública y solamente se usará para enviar una contraseña nueva o algunas noticias y/o avisos.
Datos de usuario
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Ésta pregunta es para evitar bots de spam.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.

Estimación Directa y Simplificada de Rendimientos de Actividades Económicas

Método de Estimación Directa y Estimación Simplificada

La estimación directa se basa en la normativa de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, partiendo para el cálculo del rendimiento del resultado contable de la actividad, realizando los ajustes necesarios de naturaleza fiscal.

En caso de contribuyentes obligados a llevar una contabilidad según Código de Comercio, estos ajustes se realizarán sobre el resultado contable según el Plan General de Contabilidad.

Por otro lado, aquellos contribuyentes (en su mayoría profesionales que realizan una actividad económica) que sólo estén obligados a llevar un libro de registros de ingresos y gastos, los ajustes fiscales se aplicarán sobre la diferencia de estos.

Los ajustes realizados sobre el resultado contable son diferencias entre el criterio contable y el criterio fiscal.

Para el cálculo del rendimiento neto nos remitimos a los artículos 28.1 y artículo 30 de la Ley del IRPF y  artículo 30 del Reglamento, además de los artículos 11 a 14 de la Ley del Impuesto de Sociedades y artículos de 1 a 5 del Reglamento. Para este cálculo se realizarán ajustes respecto de los ingresos contabilizados que sean fiscalmente imputables, y los gastos que sean fiscalmente deducibles.

Entre las diferencias de criterios contable y fiscal más sustanciales se encuentran las amortizaciones.

Amortizaciones: Dotaciones fiscalmente deducibles

Las amortizaciones que se contabilizan en el ejercicio pueden ser gasto fiscalmente deducible según la normativa fiscal del  Impuesto de Sociedades.  Es decir, una amortización que según el Plan General Contable se ha realizado correctamente  puede ser mayor a la que fiscalmente se podría deducir; y viceversa, una amortización dotada contablemente puede ser menor a la que fiscalmente se podría deducir. Esta diferencia de criterio genera un ajuste del resultado contable.

Tanto en grandes empresas como en empresas de reducida dimensión, existen varios supuestos de amortización, que no se corresponden con la dotación contable de esta amortización.

Por norma general, existe un supuesto de libertad de amortización fiscal en elementos nuevos del activo material fijo, con o sin mantenimiento de empleo, condicionado a los requisitos establecidos por la disposición adicional undécima de la Ley del Impuesto sobre Sociedades , redacción del Real Decreto Ley 13/2010 y disposición adicional trigésima de la Ley del IRPF actualmente derogada (con régimen transitorio delimitado)

En el caso de empresas de reducida dimensión, los incentivos fiscales a la amortización son:

  • Libertad de amortización para inversiones generadoras de empleo.
  • Libertad de amortización para inversiones de escaso valor.
  • Amortización acelerada de elementos nuevos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias y del inmovilizado intangible.
  • Amortización acelerada de elementos patrimoniales objeto de reinversión.

Veamos la diferencia de criterio en la amortización del inmovilizado mediante un ejemplo:

El señor “A”, autónomo profesional que realiza la actividad en su taller mecánico, se le permite fiscalmente amortizar aceleradamente, adquiere el 01.01.20XX  una máquina elevadora de camiones y autobuses por valor de 20.000 euros. A  31.12.20XX aplica una amortización por el coeficiente lineal máximo según tablas del 12%, es decir 2.400 euros.

El señor “A” cumple con los requisitos de amortización  acelerada para elementos nuevos del inmovilizado material, por lo que podrá deducirse hasta el doble ( hay supuestos en los que el triple) del coeficiente lineal máximo según tablas, es decir el 24% de 20.000. Por lo tanto, fiscalmente se le permiten deducir 4.800 euros, y solo ha deducido 2.400 euros, por lo que la progresión lineal de amortización a efectos fiscales sería la siguiente:

Ejemplo de ajuste fiscal por amortización

Años

2012

2013

2014

2015

2016

2017

2018

2019

2020

Amortización Contable

2400

2400

2400

2400

2400

2400

2400

2400

800

Amortización Fiscal

4800

4800

4800

4800

800

0

0

0

0

Ajuste Fiscal

-2400

-2400

-2400

-2400

+1600

+2400

+2400

+2400

+2400

 

Los ajustes negativos indican que al poder deducir más, le podremos añadir al resultado contable un gasto mayor a 2.400 euros durante los cuatro primeros años, por lo que restaremos al resultado del ejercicio 2.400 euros. El quinto año solo podremos deducir fiscalmente 800 euros, debido a que  hemos aplicado amortización acelerada, por lo que  procederá un ajuste positivo que sumará al resultado contable 1.600 euros. Los siguientes años no podremos deducir fiscalmente nada, por lo que las amortizaciones no tendrán validez a efectos fiscales y, como consecuencia, se incrementará este resultado.

En cuanto al método de estimación directa simplificada,  el contribuyente que tenga una cifra de negocios inferior a 600.000 euros se situará en este régimen, pudiendo renuncia y tributar por estimación directa normal.

Las diferencias principales de este método simplificado respecto al normal, son las siguientes:

  • Por un lado, las provisiones fiscalmente deducibles en estimación directa no se deducen en simplificada, sustituyéndolas por una reducción del rendimiento neto previo del 5% por gastos de difícil justificación. Los contribuyentes que puedan beneficiarse en estimación directa simplificada de la reducción por determinadas actividades económicas, deberán optar entre una de estas dos reducciones, ya que son excluyentes.
  • Por otro lado,  las amortizaciones fiscalmente deducibles vendrán reflejadas en una tabla  de amortización simplificada.

 

Contacta con nosotros y nuestros asesores te informarán sin compromiso
PEDIR INFORMACIÓN
¿Necesitas más información?
958 050 207 . 695 76 00 61
*Horario de lunes a jueves de 9:00h. a 19:00h. y viernes hasta las 15:00h.