MATERIAL DIVULGATIVO DE Contabilidad

Correcciones de Valor

Los elementos del activo pueden sufrir deterioros con carácter reversible a lo largo de su permanencia en la empresa, pudiendo reflejar contablemente dicho deterioro.

Para la correcta contabilización de las correcciones,  el Plan General Contable se basa en el principio contable de prudencia, que dice así:

“Se deberá ser prudente en las estimaciones y valoraciones a realizar en condiciones de incertidumbre. La prudencia no justifica que la valoración de los elementos patrimoniales no responda a la imagen fiel que deben reflejar las cuentas anuales.

Asimismo, en relación con la aplicación del valor razonable, únicamente se contabilizarán los beneficios obtenidos hasta la fecha de cierre del ejercicio. Por el contrario, se deberán tener en cuenta todos los riesgos, con origen en el ejercicio o en otro anterior, tan pronto sean conocidos. En tales casos se dará cumplida información en la memoria, sin perjuicio de su reflejo, cuando se haya generado un pasivo y un gasto, en otros documentos integrantes de las cuentas anuales. Excepcionalmente, si los riesgos se conocieran entre la formulación y antes de la aprobación de las cuentas anuales y afectaran de forma muy significativa a la imagen fiel, las cuentas anuales deberán ser reformuladas.

Deberán tenerse en cuenta las amortizaciones y correcciones de valor por deterioro de los activos, tanto si el ejercicio se salda con beneficio como con pérdida”.

Artículos de Tribuna INEAF relacionados

Aprende a desarrollar la contabilidad de la deuda de una empresa concursada
Tribuna Contable
03/12/2021
Los intereses de demora ¿Cómo se calculan?
Impuesto de Sociedades
30/11/2021
Qué información recoge el código ético del empresario
smi
29/11/2021