Control de la contabilidad de las criptomonedas para invertir en ellas

A pesar del riesgo financiero producido por su volatilidad y fluctuaciones, el uso y aceptación de la criptomonedas no ha parado de crecer. Desde su aparición hace una década las criptomonedas han supuesto una revolución en el tráfico mercantil.  Se hace imprescindible tener alguna regulación que nos permita comprender la contabilidad de las criptomonedas.

Aunque su función inicial era su uso como medio de pago cada vez se utiliza más como una inversión por parte de las empresas y particulares. Esto nos genera la duda de cómo debemos gestionar la contabilidad de las criptomonedas:

  • ¿Se considera moneda extranjera?
  • ¿La contabilizamos cómo inversión en activos financieros?
  • ¿Cómo existencias?
  • ¿Es un activo intangible?

Como siempre que aparece algún producto nuevo normalmente cae durante un tiempo en un vacío legal que hace difícil su interpretación. Al no haber una legislación clara debemos hacer uso de las normas contables existentes y de diversas consultas y opiniones al respecto para saber cómo debemos actuar.

¿Qué es una criptomoneda y para qué se utiliza?

Es una moneda digital y virtual más segura, más ágil y con menos costes que la moneda convencional. El valor de la moneda se lo otorga la propia red y no es necesaria la intervención de un sistema de compensación o de un banco.

Una forma de entender a qué nos estamos refiriendo puede ser viendo sus distintos usos. Los usos que se le pueden dar a las criptomonedas no difieren mucho a los de cualquier divisa y son estos:

Medio de pago virtual

Se utiliza como forma de pago de un bien o un servicio a través de dinero digital como si se tratara de una moneda de curso legal. Es su función original, la de ser elemento de intercambio en operaciones de compraventa de productos y servicios.

Inversión de carácter especulativo

Se trataría de una inversión como cualquier otra que hagamos en compra de acciones de alto riesgo. Tendría carácter especulativo pues nuestra intención sería comprarla a un determinado precio para venderla en un futuro cercano y obtener una plusvalía.

Actividad económica o actividad principal de la empresa

Nos referimos a que el negocio de la empresa consiste en la compraventa de criptomonedas

Naturaleza de las criptomonedas

La duda a la hora de contabilizar las criptomonedas viene determinada al no saber exactamente qué naturaleza le podemos dar a este activo. No sabemos si es una moneda, una moneda extranjera (distinta del euro), una inversión o qué tipo de activo es.

  • Las criptomonedas no son emitidas por los Bancos Centrales ni por ninguna entidad bancaria reguladora.
  • Ningún país las reconoce como dinero fiduciario ni tampoco el Banco Central Europeo
  • Tampoco tendrían la consideración de instrumentos financieros para aplicarles su normativa.
  • Carecen de cotización y no tienen tipo de cambio oficial
  • Su valor de mercado se determina por las partes que lo acuerdan de manera independiente.

Dudas más comunes cobre la contabilidad de las criptomonedas

Como hemos comentado no existe una regulación específica que regule este tipo de “moneda”. Si a esto le añadimos los distintos usos que hemos comentado se le puede dar, hace  que surjan muchas dudas de cómo hacerlo. Basaremos nuestra conclusión en la legislación general y en lo pronunciado hasta ahora  por el ICAC y la Dirección General de Tributos.

La opinión del ICAC viene en la consulta 4 del BOICAC 120 de diciembre de 2019 que de una manera muy resumida nos lleva a la siguiente conclusión:

“El Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) considera a las criptomonedas como existencias, subgrupo 30, en el caso en que la empresa se dedique a la compraventa de criptomonedas. Cuando el uso sea el de inversión, el tratamiento será el de inmovilizado intangible, subgrupo 20.”

En definitiva podemos decir que la contabilidad va a depender y del uso que se haga de ellas.

Compraventa de criptomonedas como actividad principal de una empresa

Nos referimos a aquellas sociedades cuya actividad no sea otra que la compraventa de criptomonedas. En este caso tendrán la consideración de  «Existencias» y se regirán por su norma 10ª de registro y valoración del PGC.

La compra de la moneda ser hará  por su precio de adquisición y su valoración final se hará atendiendo a los criterios  que acepta el PGC del FIFO  y PMP.

Al tratarse de existencias, en el momento del cierre se deberá considerar la posibilidad de su deterioro para dotar, si corresponde, la corrección valorativa.

Criptomoneda como inversión

Aunque se trate de una inversión, su valoración no se ajustará a los activos financieros (como podría pensarse en un primer momento.) La inversión en criptomonedas vinculadas como inversión de forma permanente a la empresa, tendrán la consideración de  «Inmovilizado intangible» y se contabilizará en el subgrupo 20.

Atenderemos por tanto a la norma 5º de Registro y Valoración del PGC (y no a la 9ª)  Se contabilizan inicialmente por su coste (equivalente al valor razonable de la contraprestación entregada). Si las criptomonedas se han adquirido en el mercado se incluirá como valor inicial el precio de adquisición y los gastos de comisión asociados a dicha operación

A la hora de realizar su valoración posterior, al tratarse de activos intangibles deberán tenerse en cuenta tanto la amortización como sus posible deterioros. Recordemos que ahora todos los bienes de inmovilizado intangible se deben amortizar. Si se desconoce su vida útil (sería nuestro caso) se hará en 10 años.

Criptomoneda como medio de pago en la compraventa de bienes y servicios

Nos referimos a una transacción donde se compra un bien o se recibe un servicio que será pagado con criptomonedas. Su tratamiento contable será el de una permuta comercial. Sabemos que se entiende por permuta comercial el intercambio de dos activos de diferente naturaleza. La operación puede generar tanto un beneficio como una pérdida.

En esta operación se producen dos momentos:

  1. Compra de la criptomoneda

Cuando una empresa quiere pagar productos y servicios a otra mediante criptomonedas tendrá que comprarlas en el mercado.

En el momento que se compran las criptomonedas con dinero de curso legal se produce la activación de un efecto comercial en el activo corriente o en el activo no corriente. Se ha de contabilizar un efecto comercial en el activo en la cuenta 450 si es a corto plazo o en la cuenta 583 para el largo plazo. Dicho tratamiento como “Otros efectos comerciales” emana de la resolución de la Dirección General de Tributos.

2. Pago con las criptomonedas los productos o servicios.

En el momento en que pagamos el producto o servicio con las criptomonedas estamos haciendo un intercambio de activos. Hablamos por tanto de una permuta comercial de activos  que supone dar de baja el activo que entregamos y de alta el que recibimos. La operación dará, por lo tanto, a una pérdida o a un beneficio.

Entendemos que es un tema complejo y que quizás precise de vuestros comentarios o, si lo estimáis oportuno de otro artículo con algún caso práctico.

Foro
FORO CONTABLE
Recuerda utilizar nuestro Foro para consultas o preguntas relacionadas con éste artículo.
Foro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS