Subida del impuesto al combustible diésel

diésel

Por
4/07/2018

Desde que Pedro Sánchez tomara las riendas del Gobierno de España, varias han sido las menciones a los posibles cambios en el sistema tributario. Sin duda, la medida de la subida del Impuesto al diésel es la más polémica, ya no sólo porque el propio Sánchez prometió no subir los impuestos a aquellos contribuyentes con rentas más bajas, sino que además, esta medida afecta principalmente los autónomos más que a las empresas, quienes en un principio era su objetivo para aumentar la recaudación.

Como bien sabemos, el litro de gasóleo es más barato que el litro de gasolina. Esto es principalmente porque el impuesto sobre el diésel es actualmente de 30,70 céntimos por litro, frente a los 40,25 céntimos por litro con los que se grava la gasolina.

La intención de gobierno es igualar la tributación del diésel (gasóleo) a la de la gasolina, aumentando así en 9,55 céntimos el litro del impuesto del diésel.

Se prevé que esta medida aportará a las arcas del Estado unos 2.140 millones de euros.

Se obedece así a los consejos de la Unión Europea. Según expresa la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero, busca “evitar el comportamiento agresivo” de las empresas en el medio ambiente, sin buscar un afán recaudatorio.

Aun así, cabe resaltar que, aunque se trate de una subida que está en consonancia con las peticiones europeas y con ello se pretenda adaptarnos a la nueva fiscalidad del siglo XXI en materia medio ambiental, lo cierto es que quienes se van a ver afectados por esta medida son principalmente aquellos quienes perciben rentas más bajas y los autónomos.

Los autónomos, y en especial quienes desarrollen su actividad en las Comunidades donde ya está establecido el incremento fiscal adicional del tramo territorial de 4,7 céntimos, serán quienes más sufran esta posible nueva medida de equiparación del diésel con la gasolina.

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) destaca que además, resulta muy preocupante esta posible subida unida a subida en el precio de los carburantes en estos últimos meses, lo que ha supuesto unos 80 euros más al mes en gastos para los autónomos que desarrollan su actividad con vehículos, tales como taxistas o transportistas. Para ellos, los carburantes son su materia prima para prestar sus servicios.

El Gobierno tan solo plantea bonificar a los profesionales que utilizan motores diésel para su actividad. Es el caso de los camioneros o los agricultores, que son quienes tienen acceso al gasóleo profesional, pero, ¿qué ocurre con el resto de profesionales?

La Confederación del Transporte (CETM) también califica esta media como inadecuada.

Consideran que “se ceban sobre un sector de actividad, como es el del transporte de mercancías por carretera", siendo uno de los sectores que soportan mayores cargas impositivas.

Esta medida no sólo afectará a autónomos sino cualquier ciudadano que cuente con un vehículo cuyo carburante sea el diésel. Resulta lógico que ciertas familias se planteen el cambio de vehículo por uno de gasolina pero igualmente, quienes obtienen rentas bajas, no podrán permitirse este cambio, por lo que seguirán pagando más por llenar el depósito de su vehículo antiguo.

Es por todo esto por lo que el Gobierno se está planteando esta medida, pues afecta directamente a las clases trabajadoras. Estaremos al tanto para informarles del resultado final de este varapalo de la “nueva fiscalidad medioambiental”

Foro
FORO FISCAL
Recuerda utilizar nuestro Foro para consultas o preguntas relacionadas con éste artículo.
Foro

Debes iniciar sesión para poder dejar un comentario.

ARTÍCULOS RELACIONADOS