Nuevo revés del Banco Central Europeo para reactivar la economía: bajar los tipos al mínimo histórico del 0,05%

mario Draghi - INEAF

Por
5/09/2014

Viendo que las medidas tomadas por el Banco Central Europeo (BCE) no han tenido el efecto esperado ante la crisis económica (el paro sigue en datos máximos, la crisis de deuda que no disminuye, etc.), Mario Draghi ha decidido quemar un último cartucho que puede ayudar a la reactivación de la economía: la bajada del tipo de interés oficial al mínimo histórico del 0,05%.

Esta medida, junto el inicio de compra de deuda financiera vinculada a préstamos (ABS) e hipotecas (covered bonds) en el mes de octubre, no se han decidido por unanimidad, pero son un intento más para superar las presiones deflacionistas a las que está sometida la Eurozona en los últimos meses.

La inflación lleva ya 11 meses por debajo del 1%, llegando a admitir el presidente del BCE que, a finales de agosto, las expectativas de inflación estaban descendiendo de un modo bastante significativo.

De hecho, no es la primera vez que se produce una bajada de tipos: el último recorte lo realizaron hace sólo tres meses, el 5 de junio, cuando el BCE decidió rebajar el tipo de interés oficial del 0,25% al 0,15% como medida de reactivación de la economía y para tratar de enfriar el euro.

En la misma rueda de prensa, Draghi ha comunicado que se han revisado a la baja los pronósticos de crecimiento de la Eurozona para 2014 y 2015, llegando al 0,9% y al 1,6% respectivamente.

Este planteamiento se ha justificado por la observación de importantes riesgos a la baja para el crecimiento económico: “La pérdida de actividad económica puede frenar la inversión privada y el aumento de los riesgos geopolíticos podría tener un impacto mayor en la confianza del consumidor y empresarial”. Otra justificación es el riesgo a la baja para el crecimiento originado por la insuficiencia de reformas estructurales de los países de la zona euro.

No obstante, el BCE ha revisado al alza una décima los pronósticos de crecimiento de los países que comparten el euro para 2016, incrementándose hasta el 1,9% respecto las últimas previsiones oficiales ofrecidas en junio de este año.

Las reacciones a este comunicado no han tardado en llegar siendo, en su mayor parte, positivas. Jonathan Loynes, de Capital Economics afirma que “Las medidas adoptadas pueden tener pequeños efectos saludables; pero requerirá un activismo mucho mayor para prevenir una nueva recesión”.

Llegados a un punto en el que toda medida para la reactivación de la economía es poca, debemos parar a pensar: ¿es ésta la medida definitiva? ¿va a tener los efectos deseados? O, por el contrario, ¿es necesario complementarla con medidas adicionales?

Foro
FORO MERCANTIL
Recuerda utilizar nuestro Foro para consultas o preguntas relacionadas con éste artículo.
Foro

Debes iniciar sesión para poder dejar un comentario.

ARTÍCULOS RELACIONADOS