Nuevo límite de pagos en efectivo: De los 2.500€ a los 1.000€

limite-pago-en-efectivo

Por
16/07/2021

Justificación al límite de pagos en efectivo.

El pasado miércoles fue aprobada en el Congreso la Ley 11/2021, de 9 de julio, de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal, entre ellas, una de las novedades que más polémica ha generado ha sido la nueva bajada del límite de los pagos en efectivo, que se fija en 1.000 euros. Recordemos que anteriormente este límite era de 2.500 euros.

La justificación a esta medida la encontramos en el capítulo XV de la Ley citada anteriormente, pues, textualmente, dice: “Como es sabido, la utilización de medios de pago en efectivo en las operaciones económicas facilita notablemente los comportamientos defraudatorios, en sus distintas manifestaciones.”

Además de esto, en el mismo capítulo se hace énfasis en el éxito de esta medida, pues, inmediatamente continúa diciendo que “Los positivos resultados de dicha norma motivan la modificación que se introduce en el régimen sustantivo de los pagos en efectivo, dirigida a profundizar en la lucha contra el fraude fiscal, disminuyendo el límite general de pagos en efectivo de 2.500 a 1.000 euros.”

Conviene matizar, que este límite solo es aplicable siempre y cuando, al menos, una de las partes intervinientes en la operación tenga la condición de empresario o profesional. Así se hace constar en el artículo decimoctavo de la citada Ley.

Es decir, que, de forma indirecta, afecta también a los particulares, pues éstos estarán obligados a pagar a los empresarios mediante transferencia bancaria aquellas operaciones de cuantía igual o superior a 1.000€.

No obstante, este límite podrá llegar a los 10.000 euros, o su equivalente en moneda extranjera. Siempre que el pagador sea una persona física que justifique que no tiene su residencia fiscal en España y no actúe en calidad de empresario o profesional.

Sanciones 

El incumplimiento de esta medida puede acarrear consecuencias económicas para los empresarios. La infracción supondrá un 25% sobre la cuantía pagada en efectivo si ésta supera los 1.000€, en otras palabras, de 250 euros por cada 1.000 euros pagados en efectivo.

Esto obligará que la mayoría de los empresarios tengan que realizar las transacciones mediante transferencia bancaria. Esto facilitará a la Administración Tributaria la labor de inspección y comprobación que realiza sobre los contribuyentes de forma continua.

El papel de la Agencia Tributaria

Recordemos que las entidades financieras están sometidas, bajo legislación, a facilitar la siguiente información a la Administración Tributaria de forma periódica:

  • Transacciones efectuadas con billetes de 500€
  • Operaciones superiores a 10.000€
  • Transacciones en metálico que superen los 3.000€.
  • Créditos y préstamos superiores a 6.000€

Adicionalmente, Hacienda podrá solicitar a las entidades financieras información sobre los movimientos de las cuentas bancarias de los contribuyentes si así lo requiere.

Conclusiones

A priori, esta medida puede resultar tediosa para aquellos empresarios acostumbrados a trabajar en efectivo. Sin embargo, sí que podemos tener claro que la medida favorecerá a llevar un control más exhaustivo no sólo a la Agencia Tributaria, sino también a todos los departamentos contables y asesorías o gestorías que elaboren la contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas. Al fomentar las transacciones bancarias, podrán tener un mayor control sobre  los pagos y cobros a los clientes y proveedores, facilitando la conciliación bancaria y evitando descuadres de los saldos al cierre de cada ejercicio.

Continuar leyendo sobre las principales medidas fiscales adoptadas en 2021.

Foro
FORO CONTABLE
Recuerda utilizar nuestro Foro para consultas o preguntas relacionadas con éste artículo.
Foro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS