La tasa Tobin ¿qué es y cuando se aplica?

la tasa tobin

Por
8/04/2022

El impuesto sobre las transacciones financieras, también denominado tasa Tobin, es un impuesto de carácter indirecto que grava los movimientos especulativos a nivel internacional.

Su nombre viene por el economista americano James Tobin, ganador del novel de economía en 1981.

Tobin fue un economista keynesiano que defendía la idea de que los gobiernos deben intervenir en la economía para aportar estabilidad al sistema y así evitar severas recesiones económicas.

Fue Tobin quien sugirió como deberían gravarse la conversión al contado de divisas, ya que buscaba penalizar las transacciones cortoplacistas de carácter especulativo que afectaba a la estabilidad financiera del sistema económico de un país.

La tasa Tobin en España

La amornización fiscal en la unión europea es uno de los claro objetivo que se propuso cumplir desde hace varios años  para asegurar el buen funcionamiento del mercado único.

España se incorporó en 2013 a un grupo de países de la UE que buscaban armonizar un impuesto sobre las transacciones financieras.

A pesar de que este grupo logró ciertos avances, no se consiguió establecer un acuerdo final, por ello España desarrollo a nivel nacional su propio impuesto, muy en la línea de otros impuestos ya adoptados por países como Francia o Italia.

Características

El impuesto sobre las transacciones financieras grava en un 0,2% las operaciones de compra de acciones ejecutadas por operadores financieros.

Se aplica sobre la base imponible, sin tener en cuenta otros gastos asociados a la transacción.

La base imponible será el valor de la transacción.

El impuesto en España presenta las siguientes características:

1.- Solo se aplica a la adquisición onerosa de acciones de empresas españolas que estén admitidas a negociación en un mercado regulado, es decir que las acciones coticen en la bolsa española.

2.- Que las empresas españolas sean de gran capitalización, es decir que su valoración sea superior a 1.000 millones de euros.

3.- El impuesto se aplica con independencia de la residencia de las entidades o personas que intervengan en la operación.

La tasa Tobin se presentó bajo la Ley 5/2020, de 15 de octubre, del Impuesto sobre las Transacciones Financieras, aunque no entró en vigor en España hasta el 16 de enero de 2021, 3 meses después de presentar la ley.

El sujeto pasivo de la Tasa Tobin en España será la empresa de servicios de inversión o la entidad de crédito que realice la adquisición de acciones por cuenta propia.

En el caso de que la adquisición no se realice por las entidades anteriormente mencionadas, será sujeto pasivo quien ejecute la orden de compra, es decir, el intermediario de la operación.

Como podemos observar, el inversor es el que se verá más perjudicado en la implantación de la Tasa Tobin en España, así como las grandes empresas.

No obstante, las empresas que no superen los 1.000 millones de euros en capitalización bursátil, no se verán en ningún caso afectadas.

Finalmente, tanto la deuda pública como privada y los derivados financieros quedan fuera de la Tasa de Tobin en España.

Exenciones de la tasa Tobin

La ley sobre el impuesto sobre las transacciones financieras recoge una serie de exenciones a las que no se aplica la tasa Tobin:

  1. Durante la emisión de acciones.
  2. Cuando se produce una oferta pública de venta de acciones
  3. Adquisiciones realizadas por intermediarios financieros por cuenta del emisor de las acciones.
  4. Adquisiciones realizadas en el marco de las actividades de creación de mercado.
  5. Compra de acciones de sociedades a las que sea susceptible de aplicación el Régimen especial de las fusiones, escisiones, aportaciones de activos, canje de valores.
  6. Cuando una empresa compra acciones propias.

Efectos de la Tasa Tobin

La Tasa Tobin hará que cada inversor pague más por cada acción que compre en el mercado secundario (siempre y cuando la empresa supere el valor de 1.000 millones de euros de cotización).

El rendimiento de la operación se ve afectado, desincentivando la inversión en acciones españolas frente otras empresas extranjeras.

Este es el principal inconveniente de la tasa Tobin, ya que al existir países que no aplican dicha tasa, el inversor podría decidir invertir en otros países para evitar el pago de este impuesto indirecto.

No obstante, hay que tener en cuenta que son muchos los países que cuentan con esta tasa, e incluso con gravámenes superiores.

Por otro lado, esta tasa incentiva invertir en empresas de baja capitalización, cuyo valor de mercado está por debajo de 1.000 millones de euros.

Estas empresas se denominan “small-caps” y les ofrece la oportunidad de conseguir mayor inversión frente a las grandes corporaciones del IBEX 35.

Por último, cabe mencionar que el impuesto sobre transacciones financieras no afecta a los inversores que compran y venden acciones en el mismo día, es decir a los verdaderos especuladores a los que quería castigar en un principio James Tobin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS