El fracaso estrepitoso del criterio de caja

criterio de caja - INEAF

Por
7/03/2014

Como bien sabemos, la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, más conocida como Ley de Emprendedores, introdujo un nuevo régimen fiscal de IVA de  criterio de caja, que en mas de una ocasión hemos comentado en la tribuna de INEAF. Inicialmente, el plazo para solicitar la inscripción al nuevo régimen, la cual se hace a través del modelo 036, era hasta 31 de diciembre, pero su plazo se amplió posteriormente hasta el próximo 31 de marzo.

Este criterio, el cual pretende evitar el adelanto del IVA por las facturas no cobradas, fue solicitado por diversas asociaciones de empresarios. En un principio parecía todo fácil pero lo cierto es que tanto las obligaciones administrativas y de comunicación de datos a la Administración que acarrea para quien se acoja a este régimen, como por otro lado el doble criterio en la liquidación del impuesto que deben seguir quienes trabajen con los que sí estén acogidos al criterio de caja supone enormes trabas para inclinarse hacia este régimen. De hecho, numerosas empresas han manifestado que no quieren trabajar con quienes se acojan al criterio de caja.

Todos estos y otros problemas, se han visto reflejados en los últimos datos (no oficiales todavía) sobre los contribuyentes que se han acogido al criterio de caja. Al parecer  hasta ahora, según fuentes consultadas y no definitivos puesto que no ha terminado el plazo de solicitud, muestran que sólo hay unas 5.500 solicitudes.

La Agencia Tributaria, no se ha pronunciado todavía, y quiere esperar una vez concluido el plazo del 31 de marzo, que es cuando se conocerán las cifras oficiales definitivas. El Sindicato de Técnicos de Hacienda (GESTHA) comenta que la medida “está siendo un fracaso y la cifra podría estar muy próxima a la realidad” y afirma  que desde las delegaciones se está haciendo un “seguimiento ridículo”. Sebastián Reyna, secretario de  la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) admite que la cifra resulta “sorprendentemente baja” y que la cifra debería estar alrededor de 20.000 activos. Aun así, llegando a esta cifra, no se alcanzaría ni el 15% de las estimaciones de Hacienda, situadas alrededor de 140.000 activos.

Y es que, la sensación que tienen las asociaciones de autónomos y patronales de esta nueva medida es que ha llegado tarde y mal. Sebastián Reyna afirma que de haberse iniciado en plena crisis, hubiese sido más efectiva y muchos autónomos hubieses mantenido su actividad.

Esperemos que el Gobierno replantee este nuevo criterio, ya que, lo que se anunciaba a bombo y platillo como la “medida estrella” de la Ley de Emprendedores, parece ser que se ha convertido en un “estrellazo” en toda regla.

 

Foro
FORO FISCAL
Recuerda utilizar nuestro Foro para consultas o preguntas relacionadas con éste artículo.
Foro

Comentarios

  • Adolfo Fernández (#)
    16/11/18

    La medida no se si llego tarde, pero desde luego que el que la diseño sabía que no se iba a implantar, para hacer algo así es mejor no hacer nada.
    ¿En que cabeza cabe pensar que los actos de un proveedor en materia de gestión interna pueden afectar al cliente? ¿Y cuantas empresas están dispuestas a asumir el coste administrativo que supone aplicar este criterio?
    Vamos, un despropósito total. Solo es aplicable a empresas que mantengan un volumen importante de sus ventas con la administración, para el resto no merece la pena.

  • Marta Boza Rucosa (#)
    16/11/18

    Absolutamente de acuerdo. Denota el infranivel de nuestros gobernantes (psoe, pp…) y sus asesores. Hacen que cobre plena fuerza el aforismo “tarde, mal y nunca”. La medida se tomó súper tardíamente, encima hace inviable su aplicabilidad al condicionar la fiscalidad de los clientes, y por ello mismo hace que la pretendida virtualidad del criterio de caja, y por ende la ayuda financiera (o justicia fiscal) no llegue nunca

  • Rocío García. (#)
    16/11/18

    Buenos días.
    Soy Rocío García. Ante todo agradecerles tanto a Adolfo como a Marta el comentario. Pues me temo que estamos todos de acuerdo. La medida, tardía y después de mucho insistir por parte de empresarios y asociaciones ha sido un rotundo fracaso. Y es que, después de las obligaciones que acarrea adoptar el criterio de caja, no sólo al propio empresario sino también a los clientes está siendo el detonante de este fracaso.
    Un saludo y de nuevo GRACIAS.

Debes iniciar sesión para poder dejar un comentario.

ARTÍCULOS RELACIONADOS