Desgaste del trabajador y horas extra

horas extra - INEAF

Con el panorama empresarial en el que nos encontramos las empresas en muchas ocasiones se ven obligadas exprimir al máximo la capacidad de sus trabajadores. Desde la perspectiva empresarial esto supone una alternativa para evitar costes en nueva contratación. Pero aprovechando la coyuntura, además supone un ahorro mayor, puesto que en muchas ocasiones el empresario se ahorra la remuneración de estas horas.

Las horas extra como sabemos son horas de trabajo que exceden de la duración máxima de la jornada de trabajo fijada por el Estatuto de Trabajadores o convenio. La retribución de estas debería ser igual o superior a lo que se paga la hora de trabajo ordinaria. Además habrá un número de horas extra al año, y serán un máximo de 80.

¿Qué está pasando con las horas extra?

En este momento, las horas extra están aumentando la precarización del trabajo así como la devaluación salarial.

  • Hablamos de precarización del trabajo cuando la inseguridad o incertidumbre son realidades constantes en la tarea diaria de una persona. La no remuneración de las horas extra puede conllevar a la falta de garantía en las condiciones de un puesto de trabajo.
  • Respecto de la devaluación salarial, las horas extra incrementan esta devaluación ya que a la no remuneración de las horas extra se suma la congelación de los salarios e incluso al aumento de la jornada laboral sin el aumento de los salarios.

El descontento de los trabajadores se puede generalizar, sobre todo entre los trabajadores a tiempo parcial ya que es mucho más complicado que las horas extra influyan en los trabajadores a jornada completa. Desde la última reforma laboral se estableció como medida flexibilizadora del empleo que los trabajadores a tiempo parcial pudiesen realizar horas extra.

Ahora nos toca a nosotros reflexionar, hasta qué punto esta realidad respecto de las horas extra desgasta la posición del trabajador. Se estima que el impacto mensual para cada trabajador asciende a unas 23.

La alternativa que se podría plantear es que esa carga de trabajo aunque sea absorbida por los mismos trabajadores y debido a las circunstancias económicas no se pagasen en dinero líquido, sí que se compensasen con días libres. Como vemos esto es perfectamente factible en la ley y además puede suponer un incentivo para el trabajador al ver sus horas extra recompensadas.

En conclusión, los trabajadores se podrían de apretar el cinturón aportando su granito de arena para que sortear la tormenta económica, pero sin que este cinturón se convierta en una soga que los ahogue. Sería comprensible que empresario aprovechase la disponibilidad de los trabajadores pero teniendo en cuenta que abusar no resultaría beneficioso para ninguna de las partes.

Foro
FORO LABORAL
Recuerda utilizar nuestro Foro para consultas o preguntas relacionadas con éste artículo.
Foro

Debes iniciar sesión para poder dejar un comentario.

ARTÍCULOS RELACIONADOS