Beneficios fiscales en conciertos de música, festivales y espectáculos

conciertos de música

Por
7/03/2019

La creación cultural tiene una gran dependencia de las subvenciones públicas, claves para la existencia de proyectos con menor impacto comercial y para la expansión de otros con más seguimiento de público. Sin embargo, en los últimos años el apoyo e impulso de las industrias culturales también se realiza a través de herramientas tributarias. Es el caso de la deducción fiscal por inversiones en producciones cinematográficas, series audiovisuales y espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales recogida en la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades.

Este incentivo fiscal viene siendo vital para la industria del cine, especialmente mediante el uso de Agrupaciones de Interés Económico (AIE) en la figura de productor legal. Pero el artículo 36 LIS no se limita a producciones cinematográficas y audiovisuales, sino que también recoge una modalidad de deducción sobre los gastos de producción y exhibición de espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales.

Se acerca la temporada de festivales de música, eventos que se concentran principalmente durante primavera y verano. En la experiencia profesional a través de Sympathy for the Lawyer, despacho de abogados especializado en industria musical, comprobamos que muchos promotores de conciertos y espectáculos en vivo de artes escénicas que acuden a nosotros no conocen la existencia de este incentivo fiscal para música en vivo y espectáculos al margen del cine.

Deducción 20% gastos de producción de conciertos y artes escénicas

En el artículo 36.3 LIS se establece una deducción en cuota del impuesto del 20% sobre los costes directos de producción de espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales. En concreto, los gastos que se pueden incluir en la deducción son:

  • Gastos de carácter artístico;
  • Gastos técnicos;
  • Gastos de promoción y marketing.

No generan derecho a deducción los costes de estructura (oficinas, servicios administrativos, contables y legales, etc.), los gastos asociados a la creación de una AIE, seguros, los relacionados con los servicios de bebidas y comidas, los de seguridad y los de servicios médicos.

La deducción generada en cada período impositivo no podrá superar el importe de 500.000 euros por contribuyente. Es necesario que la empresa organizadora del concierto o espectáculo obtenga un certificado del INAEM (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música).

Por otro lado, de los beneficios obtenidos en el desarrollo de estas actividades en el ejercicio en el que se genere el derecho a la deducción, se deben destinar al menos el 50 por ciento a la realización de actividades que dan derecho a la aplicación de la deducción. El plazo para el cumplimiento de esta obligación será el comprendido entre el inicio del ejercicio en que se hayan obtenido los referidos beneficios y los 4 años siguientes al cierre de dicho ejercicio. Este requisito de reinversión excluye del incentivo a organizadores esporádicos o a quiénes tienen una mera finalidad de ahorro fiscal, todo ello sin perjuicio de la vía de la AIE como inversor.

La base de esta deducción se minora en el importe de las subvenciones recibidas para financiar los gastos que generen el derecho a la misma. El importe de la deducción, junto con las subvenciones percibidas por el contribuyente, no podrá superar el 80 por ciento de dichos gastos.

Esta deducción e incompatible con cualquier otro incentivo fiscal a la inversión. Las cantidades no deducidas en el período impositivo pueden aplicarse en las liquidaciones de los períodos que concluyan dentro de los quince años siguientes, siempre respetando el límite conjunto.

Agrupaciones de Interés Económico en festivales de música y espectáculos de artes escénicas (AIE)

La Dirección General de Tributos ha resuelto varias consultas de manera vinculante (V1927-18, V1926-18, V1925-18, 29-06-2018 y V1924, V5479-16), que aporta una importante seguridad jurídica en la aplicación del incentivo fiscal por parte de promotores musicales y fomenta la inversión en la música en directo y artes escénicas a través de la figura de la Agrupación de Interés Económico (AIE). 

Según Hacienda, cuando la organización de un concierto o un festiva se realiza a través de una AIE, el límite de 500.000 euros establecido en el art. 36.3 LIS debe ser respetado por la entidad que genera el derecho a aplicar la deducción, esto es la AIE. Esto significa que el límite deberá distribuirse entre los socios de la AIE atendiendo a un método proporcional.

Por otro lado, la AIE es la que debe obtener el certificado del INAEM. También es la AIE la entidad responsable de que se produzca la reinversión del 50% de los beneficios obtenidos.

Financiación de espectáculos, festivales y conciertos

El criterio de Hacienda avala que los socios de la Agrupación de Interés Económico o AIE no se dediquen habitualmente a actividades directamente relacionadas con los espectáculos en vivo. Esto es una puerta a la entrada de patrocinadores comerciales e inversores ajenos a la música en la AIE que financian el concierto o festival. El patrocinador entra en la AIE en el porcentaje que representa su patrocinio sobre los gastos totales con derecho a deducción. De esa forma se deduce un 20% adicional en Impuesto sobre Sociedades sobre lo que aporta, y recupera una parte como participación en los beneficios.

Las AIE (Agrupaciones de Interés Económico), reguladas por la Ley 12/1991, de 29 de abril, de Agrupaciones de Interés Económico, son una estructura que permite a varias empresas o entidades asociarse temporalmente para colaborar en una actividad económica. Es una figura que hasta ahora se ha utilizado mucho en proyectos cinematográficos, en los cuales es frecuente que concurran varias productoras e inversores (para este caso, la normativa también ha previsto una deducción fiscal).

Tienen personalidad jurídica y deben constituirse mediante escritura pública ante notario e inscribirse en el Registro Mercantil. Sus socios pueden ser personas físicas o jurídicas que desempeñen actividades empresariales o profesionales, y los beneficios y pérdidas procedentes de las actividades de la Agrupación serán considerados como beneficios de los socios y repartidos entre ellos en la proporción prevista en la escritura. En el Impuesto sobre Sociedades se aplica transparencia fiscal (tributan directamente sus socios).

Este artículo es una visión general acerca de los incentivos fiscales para la música en directo y las Agrupaciones de Interés Económico en la organización de espectáculos públicos. Se trata de una materia compleja, especialmente en la estructuración fiscal y el control técnico de gastos y requisitos. No tiene valor de consejo profesional, el autor y los bufetes MYL Abogados y Sympathy for the Lawyer recomiendan acudir a asesoramiento especializado para ampliar información.

Foro
FORO FISCAL
Recuerda utilizar nuestro Foro para consultas o preguntas relacionadas con éste artículo.
Foro

Debes iniciar sesión para poder dejar un comentario.

ARTÍCULOS RELACIONADOS