Sin duda es noticia lo acontecido en estos últimos días en las bolsas y mercados mundiales. El culpable podríamos decir que es el “Gigante Asiático” y la incertidumbre que se ha generado debido a sus disonancias entre los datos que anuncia el Gobierno y los datos privados.

El objetivo de crecimiento del PIB en China, según fuentes públicas, es del 7% para este año, sin embargo, los analistas anticipan que esta subida no alcanzará este porcentaje sino que habrá un fuerte frenazo motivado principalmente por el colapso de las importaciones, que cayeron un 16,4% en el primer semestre y que se traduce en una caída de la producción industrial y un menor crecimiento del consumo energético, arrojando unos niveles de consumo  por unidad de PIB muy inferiores a los de años anteriores.

Una economía que podría estar cerca del estancamiento, la cual esperaba un fuerte incremento de su PIB, que ha acometido elevadas inversiones, junto con el aumento de las deudas públicas y privadas, puede acarrear graves consecuencias.

INEAF - ChinaTodo esto recientemente ha generado una gran incertidumbre y lógicamente se traslada a las bolsas. De este modo, estas últimas jornadas han sido fatídicas.

En cuanto a bolsas asiáticas, Shangai sufrió ayer un desplome que superó el 8% y la bolsa de Tokio más del 4,5%. La de Taipei también llegaba a la media sesión con un fuerte desplome de un 7,49% y la de Hong-Kong una rebaja del 4,64%.

Esta desconfianza se ha arrastrado a las bolsas Europeas. La bolsa de Fráncfort ha caído un 4,7%, la de París un 5,35%, Londres un 4,67% y Milán un 5,96%.

El Ibex-35 se desplomó ayer un 5,01%, situándose por debajo de los 10.000 puntos, siendo la mayor caída desde agosto de 2012. Cayeron todos los grandes valores como Repsol (8,81%), Banco Santander (6,97%) o Telefónica (5,16%).

Se cerró así un lunes negro para el recuerdo.

Hoy a primeras horas, la bolsa española marcaba subidas pero igualmente se mantiene la incertidumbre. Sin duda, estaremos atentos a la sesión de hoy y a las del resto de la semana. Esperemos que las aguas vuelvan a su cauce.


Otros artículos relacionados



Escribe un comentario