Tras unas elecciones generales intensas e inconclusas y con un largo camino aún por recorrer antes de la investidura de un nuevo presidente de gobierno, solo podemos poner de manifiesto que la primera legislatura de Mariano Rajoy ha llegado a su fin. Por ello en INEAF, queremos hacer balance de estos cuatro años de gobierno, analizando las principales consecuencias de una de las reformas que supuestamente han sido más trascendentales. Nos referimos a la reforma fiscal.

El balance está claro: aunque el Partido Popular haya establecido rebajas en IRPF y en el Impuesto sobre Sociedades, los ciudadanos españoles actualmente pagan más impuestos que hace cuatro años.Mariano Rajoy - IRPF

Las últimas estadísticas oficiales de la Agencia Tributaria lo confirman: la legislatura se cierra con un incremento tributario de 17.578 millones de euros. Aunque tras la reforma en el último año, hemos tenido una rebaja fiscal de 5.500 millones de euros gracias a la reducción de tipos en el IRPF, no se ha podido compensar las subidas de los tres años anteriores que ascienden a 23.000 millones de euros.

Efectivamente, durante los dos primeros años de la legislatura el equipo de Rajoy trató de reducir la gran brecha entre los gastos e ingresos públicos que se había generado después del estallido de la crisis y del mandato anterior encabezado por el Partido Socialista. Esta reducción suponía un incremento de la presión fiscal que terminó asfixiando la economía del país.

Si nos fijamos en el IRPF, nada más acceder a La Moncloa, en diciembre de 2011, el Partido Popular introdujo un “gravamen complementario” que, aunque se creó para incrementar la presión fiscal a los ciudadanos con mayor poder adquisitivo, terminó afectando a todos los contribuyentes.

Este gravamen complementario junto con otras decisiones en IRPF como, por ejemplo, la eliminación de la deducción por adquisición de vivienda habitual, tuvieron en 2012 y 2013 un efecto en IRPF de 6.000 millones de euros, además de un incremento de 4.000 millones en la recaudación del Impuesto sobre Sociedades y de otros 1.500 millones en la recaudación de los impuestos especiales.

No fue hasta el año pasado, cuando ya se veían las elecciones próximas, cuando el Gobierno decidió rebajar la presión fiscal a través de la implantación de varias medidas fiscales que, tal como hemos comentado, no compensan los incrementos de los dos primeros años del mandato de Rajoy.

La proximidad de las elecciones generales y las elecciones autonómicas y municipales de mayo han venido acompañadas de la reforma fiscal y reducciones de 5.551 millones de euros originadas por la supresión del gravamen complementario, la bajada de los tipos de gravamen de IRPF y otras medidas fiscales que, según los expertos, mostrarán sus efectos durante el próximo año.

No obstante, no debemos olvidar que seguiremos pagando mucho más por IVA e impuestos especiales y que 2014 fue el año en el que los españoles pagamos más impuestos de la historia, siempre ateniéndonos a las estadísticas oficiales.


Otros artículos relacionados



Escribe un comentario